lunes, 30 de noviembre de 2009

Casi sinónimos

Porque a todos nos ha pasado alguna vez (aunque lo negemos), porque algunos más que otros tenemos tendencia a confundir sentimientos, porque ya estoy harta de escuchar que hay que quererse a uno mismo lo primero, porque sencillamente me apetece hablar hoy sobre ésto.

Tengo claro que ambas expresiones distan mucho de ser lo mismo, aunque sus definiciones sean muy parecidas no debemos confundirlas. Según el wordrefence, la de una es "la consideración del conjunto de sentimientos y estima hacia uno mismo" y la de la otra consiste en "el excesivo aprecio que tiene una persona por sí misma". ¿Aún no sabes a qué me refiero? Pues, quiero que veas la diferencia entre AMOR PROPIO y EGOÍSMO. No son lo mismo y nosotros nos enredamos y las mezclamos con bastante frecuencia.

Es posible que, a veces, pueda parecer que nos queremos demasiado poco y por esa razón intentamos ser más que nadie. Puede que esté muy bien eso de atender a tus menesteres y hacer que las cosas funcionen según lo que tengas que disponer en determinadas ocasiones; o se puede manifestar lo que quieres, lo que te preocupa o lo que te importa por encima de todo y no tomarlo por costumbre. Lo que siempre se nos pasa por alto es ¿QUÉ PASA CON LOS DEMÁS? ¿Esos no tienen necesidades, predilecciones o preocupaciones? Pues claro que las tienen, pero no nos importan nada en absoluto.

Con el post de hoy no intento ganarme el favor de nadie, ni quiero conseguir los aplausos del auditorio. Tampoco estoy tramando plan alguno al deleitaros con esta demagogia de baratillo. Cada uno de los que paseáis por Petardylandia no necesitáis ser manipulados para tener opiniones coherentes y mucho menos tenéis que estar de acuerdo con lo que yo piense. Mi intención no es otra que haceros ver, de alguna manera, que son demasiadas las ocasiones en las que confundimos el amor propio con los propios intereses; es entonces cuando nos convertimos en egoístas que sólo miran a través de un punto de vista, y el resto deja de tener importancia.

Mi adoradísimo Óscar decía que "amarse a sí mismo es el comienzo de una aventura que dura toda la vida", sin embargo, en esta relación amorosa es cuando ocurre que...



16 comentarios:

Mundo Animal. dijo...

BUENOS DIAS ASI ES A MUCHOS NOS PASA, QUE TENGAS UNA MUY BUENA SEMANA
ABRAZOS DE TU AMIGO
CHRISTIANNNNN

joselop44 dijo...

Es untema muy complejo para mí; a pesar de que puede aparentar que pienso demasiado en mí, la verdad es muy diferente. No soy una autoridad en la materia.
Un abrazo.

Lola Soledad dijo...

Petardy estoy absolutamente contigo en que la gente confunde el amor propio y egoismo. En mi vida me he cruzado con una persona de este tipo y hoy por hoy, te aseguro, que ha sido lo mas dañino que me he encontrado en la vida. Tiene un ego y un orgullo tan desmedido que el amarse a si mismo esta por encima de todos y de todo. Sus conceptos de egoismo y de amor propio estan tan enredados que su lema de vida es, primero yo, luego yo y finalmente otra vez yo, con independencia de las consecuancias de sus actos y de quien se tengan que llevar por delante. En su mundo de hipocresia no se conoce la palabra perdón, no concibe que él pueda equivocarse y un "lo siento" jamás es pronunciado por sus labios. No mira el daño y el dolor que pueden causar sus palabras, solo piensa su derecho de libre expresión, sin atender a los derechos a la intimidad y el respeto de los demás. Lo peor es que piensa que, en realidad el quererse a uno mismo, es eso y acusa a todos aquellos que se procesan un amor propio sano, como acomplejados y dependientes. Sin darse cuenta que el que menos se valora es el mismo, ya que es adicto y se desvive por los halagos constantes. Toda su inflexibilidad, proviene del miedo que le provocan las situaciones y las personas que no pueden controlar. Sin ningún tipo de intención, desde aqui, les digo a todo este tipo de gente, que yo quiero un mundo en el que prime la autenticidad, la justicia, la ingenuidad, el respeto, la esperanza, la espontaneidad, la comunicación, las segundas oportunidades, el arrepentimiento, el perdon, la lucha y el esfuerzo, la alegria, la generosidad, la empatia, lo gratificante de dar y compartir, el amarse a uno mismo pero sobre todo en amar al resto...Este es el mundo que quiero, que sueño y por el que estoy dispuesta a poner mi granito de arena, para que algun dia deje de ser una utopia y se haga realidad...
Un abrazo para aquellos que creen en las utopias!!!

Maybellene dijo...

Discrepo. La gente puede ser egosita y además, querer a sí misma o no. Me explico, el pensar en los demás no ser idiota. Con el tiempo te das cuenta que no hay que cerrar las puertas a nadie, pero quehay que ir con cuidado, y una vez que esa persona crees que merece la pena, o simplemente se lo merece por X o por B, darle de tu persona lo que consideres correcto. En esas situaciones, repito, el amor propio no creo que juegue mucho. Quererse a uno mismo es básico, necesario, el cimiento clave de todo; si no, no hay decisión, no hay entereza, no hay el individualismo necesario para no dejarte avasallar y pisotear por quién desee hacerlo. Si no te quieres no puedes decir "hasta aquí". En definitiva, que yo considero quererme a mí misma lo justo y necesario para andar por la vida, SELECCIONANDO quién quiero que esté en ella. Y quien está en ella no creo que me considere una persona egoista. Eso sí, el resto, pues quizá. Pero cuando alguien me hace ser egoísta es por algo, lo tengo claro. Y hundirme el ego me lo han intentado hundir muchas veces. Y siguen.

David dijo...

Yo me quiero mucho, soy asi...
Se lo que quiero, pero frefiero que me lo haga otra a ser posible jeje

Besos pierna guapa

Simone B dijo...

Totalmente de acuerdo..una cosa es que te quieras y respetes a ti mismo, cosa que es fundamental porque no puede ser que uno se considere lo peor, y otra muy distinta estar tú el primero en todo.

Una persona muy cercana a mi pasó de tener una autoestima bajísima a hartarse y decir "YO SOY LA PRIMERA", con lo que pasó totalmente de las necesidades y sentimientos de los demás y se dedicó con sus actos a hacer daño y a no inmutarse por ello, ella misma te reconocía que se había hecho egoísta y que le importaban un carajo los demás y eso no puede ser.

Besos!

Juan dijo...

Ufff que tema dificil... pero bueno creo que si uno tiene humildad , lo sabe diferenciar bien. Igualmente es muy dificil , ya que es una linea muy delgada la diferencia.
Excelente post hermosa!

Mis besotes como siempre!

Juancho!

Fiebre dijo...

Difícil lo planteas.
Yo tengo un egoismo exacerbado en según qué temas.
Primero yo, y luego yo, porque no quiero que me dañen, pero siempre procuro que sean aspectos de mi vida en los que no me lleve por delante a nadie.

Amor propio, mmm ese creo que me sobra, sin comentarios.

En fin, creo que en mayor o menor medida, y tal como está el mundo, somos una mezcolanza entre amor propio y egoismo casi todos.
Lo que hay que intentar que ese egoismo no te aisle, o no la cagues más de la cuenta.
No sé si me explico...pero lo siento así.

Petardy dijo...

Para todos/as:

* En un principio, pudiera parecer que en teoría todos somos excelentes personas, dignas de confianza y dispuestas a ayudar y a hacer favores. Sin embargo, la práctica es bien distinta: todos somos egoístas. No conozco a nadie que no haga sacrificios desinteresados, ni a generosos que estén siempre dispuesto a dar todo lo que tienen y de los orgullosos, ya mejor ni hablo. Para ser feliz es necesario un poco de egoísmo, pero para ser egoísta no hace falta ningún tipo de felicidad. Meditadlo, ya me contaréis si coincidimos en algo. Kisses para repartir.

Siab-MiprincesaAzul dijo...

Hay q querernos para aceptarnos y asi aceptar nuestro mundo y todo lo q nos rodea...no es egoísmo es cuestión de supervivencia... bueno eso creo yo jajajaja
un beso!! :D

Fermín Gámez dijo...

Amor propio y egoísmo. ¡¡¡Ufff!!! Vaya tema complicado. ¿Se confunden? Se confunden, verdaderamente.

Pero quizás haya una motivación para que se confundan. Creo que el amor propio es, digámoslo así, como el "chico bueno" de esa pareja de términos tan aparentemente semejantes o inmediatos, mientras que el "egoísmo" es el "chico malo" de la película.

Tendríamos que ver ahora de qué película estamos hablando.

Besos.

Byron y Xinver dijo...

Tienes toda la razón. Como muchas características humanas, esto no es categorial. No se puede ser o no ser al 100%. Todos somos egoístas y no lo somos, igual que somos compulsivos, histéricos, paranoicos y etc.
Todo está en la medida y en las circunstancias.
Creo que hay varios conceptos que, como bien dices, se confunden: autoestima, orgullo, egoísmo, egocentrismo.
Yo, qué quieres que te diga. No he visto mayor modelo de anti-egoísmo que el de los animalitos con los que vivo (y en general, no sólo ellos).
Un besote.

Quequieresquetediga dijo...

¿Egoista yo? Pues claro que si. Amor propio tengo tanto que me sobra hasta para repartir. Ahora hablando en serio. Muy buena entrada, aunque lo planteado es un tema durillo me ha gustado como lo has resuelto. Un beso, guapa.

Petardy dijo...

Fue el filósofo Voltaire el que dijo que "el amor propio, al igual que el mecanismo de reproducción del género humano, es necesario, nos causa placer y debemos ocultarlo".

VgGIrL dijo...

De acuedo contigoo, peor como todod.. y más en lo que respecta alo social, no esta aislado, podemos definir el amor propio, y podemos definir el egoismo, pero para poder verlo desarrollado en una persona tambien se necesitan analizar muchos más factores, como mencionaste, los si nosotros tenemos necesidades, los demás tmabien, y es ahi donde se crea una gran telaraña de acciones y sucesos que acontecen depediendo de cada quien..a cierto grado que hasta se puedan llegar a confundirse estos terminos.. no sé.. pueden pasar situacione stna complejasd dependiendo de las ituacion,el lugar, la forma de pensar de las personas, ect etc etc..
En fin.. podemos ver todo en terminos aislados.. pero para mí es más interesante y más importante ver cómo se funden dentro de diferentes contextos en la sociedad

SALUDOS :D

Petardy dijo...

"La suprema felicidad de la vida es saber que eres amado por ti mismo o, más exactamente, a pesar de ti mismo" (Víctor Hugo, novelista francés).