martes, 8 de diciembre de 2009

El pasado sentado a mi mesa



Ahora que se acercan esas fechas en las que lo más, o los menos, dependiendo de lo familiares que seamos, nos reunímos y comemos con los padres, hermanos, abuelos, tíos y primos, he recordado un almuerzo, que no es que tuviera una fecha especial, pero sí que es de esos días que se clavan en tu memoria y ya es imposible olvidar.


No era la primera vez que tenía que volver a taladrar mi tímpano con noticias sobre él, pero algo de novedoso tenía el evento. Desde que lo nuestro se terminó, él y mi hermana habían seguido manteniendo el contacto; ella decía que era porque él y su novio seguían siendo buenos amigos, pero cuando ese novio también se convirtió en su ex, ¿cuál era ahora la excusa para seguir hablando con el mío? Superados, por mi parte, los sin sentidos de esta extraña amistad, me había acostumbrado a oír hablar de él a menudo, a tener que contestar algunas de sus llamadas en varias ocasiones y hasta aguantarle por casa muy de vez en cuando (no olvidaré aquella mañana de un seis de enero en la que apareció para que mi hermana y mi madre le dieran un regalito que tenían para él). Sin quererlo me ponían al tanto de sus aventuras y desventuras en todos los niveles; vamos, que llegué a saber más de él cuando dejó de ser mi pareja que cuando lo había sido. Que si ahora vive aquí, que si ha dejado tal trabajo para trabajar de esto otro, que si ahora sale con no sé quién, que si tiene el coche tal,… Información que no me interesaba, pero que siempre llegaba hasta mí.

Ahora, lo que nunca podría haber imaginado sería aquel almuerzo surrealista. En una de las visitas que mi hermana hacía al hogar familiar después de haberse independizado, le comentó a mi madre que antes de volver a su casa, le gustaría invitar a comer a su amigo. Mis oídos no podían creerse lo que estaban escuchando; él y yo sentados en la misma mesa!!! No me veía pidiéndole que me pasara el pan o que llenara mi vaso de agua. Increíble, eso es lo que me pareció. Mi padre no opinó y a mi madre, sólo se le ocurrió decir que si me parecía bien a mí, pues entonces que se diera por invitado. Eso no se hace, ninguno de los tres podía dejar que yo decidiera si venía o no a comer con nosotros. Para arreglarlo, mi hermana me comentó que él iba diciendo que no le importaba compartir mantel conmigo, que eran muchos los años que habían pasado y que estaba todo superado. ¿Cómo pretendían todos ellos que me desvinculase tan fácilmente de alguien que nunca ha llegado a desaparecer del todo de mi vida? Aquí es cuando el “señor” orgullo hizo su aparición en la historia. Si él iba presumiendo de madurez y saber estar, yo no iba a ser menos; _“que venga a casa, no me importa”_ y tanto que vino, le faltó tiempo. Él y su mejor sonrisa llegaron dispuestos a disfrutar de un gran festín. Fueron recibidos con palmaditas en la espalda y preguntas de falso interés de mi familia por lo que era de él y su vida en ese instante, todo por hacerle sentirse como en casa. En mí nadie se percató, no se dieron cuenta que me obligaron a saludarle, a poner buena cara, a ser educada cuando lo que tenía era ganas de gritar, ni siquiera vieron como no levanté la vista de mi plato para no tener que encontrarme con su mirada, ni les pareció extraño que me fuera de la mesa antes de que llegara el postre. Una comida sin pies ni cabeza es la que tuve aquel día, otro recuerdo más que hay que añadir a una historia con un pasado intermitente, y, que por lo visto, no tiene fin.



18 comentarios:

Lola Soledad dijo...

Petardy admiro tu sangre fria, desde luego que si. Si a mi me pasa eso y tengo que sentarme a comer con alguien con el que no quiero estar, no soy capaz. Lo siento pero es que si hay algo que tengo es que no se fingir, aunque quiera no puedo, se me nota todo en la cara. Asique para estar en una situación incomoda y hacer sentir incomodos también a los demás prefiero evitarlo.
Vamos, que si soy yo a ultima hora me habria surgido un imprevisto y me habria sido imposible acudir a tan magnifica comida!!!
Un olé para tu sangre fria.

Anónimo dijo...

Por cierto, es cierto, ya casi estamos en Navidad. A mi son unas fechas que me encantan desde pequeña y aún hoy lo siguen haciendo (aunque siempre existe gente a la que se echa mucho de menos). Me encanta eso de las comidas y cenas familiares (aunque me toque preparar mucho de ello a mi), los regalos, las luces por todos sitios, la ilusión...Vamos que es como volver un poco a cuando eres pequeño.

Asique a todo el que se deje llevar por el espiritu navideño como yo, les deseo felices fiestas y al resto también por supuesto.

FELICES FIESTAS PARA TODO EL MUNDO!!!

Byron y Xinver dijo...

Ay, es que esto de "la navidad" a veces es algo impuesto, como la familia. Yo no soy muy dado a las reuniones masivas, pero en fin, todo sea por la mamá, sobre todo. Eso sí, luego nos largamos a la sierra, donde no hay más que naturaleza.

Juan dijo...

Hola hermosa... aca estoy despues de unos dias que me tome de vacaciones y me encuentro con este post tan real. Yo no se como hiciste para estar con alguien que a uno le resulta incomodo , la verdad que te admiro!

Besos hermosa!

JuanchO!

Asun dijo...

Buffff!
¡Vaya trago!
¡Ten hermanas para esto!. Yo la verdad creo que no habría sido capaz. Está claro que hay veces que hay que hacerle frente al orgullo y mandarlo a tomar viento.

Un abrazo

Mundo Animal. dijo...

_██_
‹(•¿•)›
...(█)
..../ I.... BUENOS DIAS PETARDY VAYA ESCRITO NOS RGALAS ESTA GENIAL,UN PLACER LEERTE QUE TENGAS UN BUEN MARTES.

FRASE::: " LOS ANIMALES TIENEN SENTIMIENTOS COMO NOSOTROS Y LAS MISMAS NECESIDADES DE ALIMENTACION, AGUA, REFUGIO, AMOR Y AMISTAD, NO SE LOS NEGUEMOS

SALUDOSS CHRISTIAN

Amparo dijo...

pues yo directamente le hago un corte de mangas a mi hermana, y me voy al macdonals, amos hombre que fuerte que fuerte.

aunque te mereces una obación y vuelta al ruedo, hija que aguante

un besazooo

Fiebre dijo...

Mae mía!
Preparada estaba nada más ver la foto para hacer un comentario jocoso sobre que tú eres de las mías y te comes a dios por un pie, pero esto me ha superado.
Y no es por el concepto de "ex", que yo con el mío me llevo de maravilla y su novia es mi mejor amiga, pero si no fuera así...¡mal rayo le iban a partir!

Aunque la culpa no es tuya, ni siquiera de tu familia si no expresas claramente que la situación te incomoda.
La culpa es de EL, que no sé que pinta en tu vida zumbando cual mosca cojonera.
¿No será que aún...?

A.Javier López Ibañez dijo...

Vaya trago.Llegarás a una edad en la que no tendrás que pasar por eso y decidirás conquien quieres estar y con quién no.

dijo...

Totalmente surrealista, efectivamente. ¡Me he quedado con los ojos como platos!
Tenías que haber dicho que no te apetecía, Petardy, pero supongo que eso ya lo sabes. Y si no lo sabes, te lo repito: Tenías que haber dicho que no te apetecía. Desde luego que lo de tu hermana es de juzgado de guardia. Y entiendo que te sintieras así porque no se dieran cuenta de cómo te sentías. ¡Vaya que sí lo entiendo! Pero nadie va a adivinar tus sentimientos si no los expresas. Puede que alguna vez sí; (y también dependerá de la persona). Pero si los expresas te sentirás mejor, y te entenderán seguro.

El chico de ayer dijo...

Va a ser que es un defecto de fabricación, los hombres nunca nos damos por aludidos. Ese ex tuyo, además, es un caradura.

Sela dijo...

¡Hola Petardy!

Desde CBM me dirijo a ti para anunciarte que de cara a las vacaciones navideñas, vamos a cambiar de nuevo la plantilla, aver si hay suerte y puedes volver a comentar. Nos gusta saber que te gusta nuestro blog. Por otro lado cuando le cambiemos la plantilla agradeceremos recibir un email tuyo o cualquier tipo de notificación que nos diga si ya habrás podido volver a escribir con normalidad (sospechamos que tal vez hay más usuarios con el mismo problema).

Att.:
Sela, CBM staff

P.D.: Esperamos que tu blog siga viento en popa como hasta ahora ;)

ulises dijo...

Tenías que haber dicho que no lo querías en tu mesa.
Y dile a tu hermana que aprenda a no mezclar acontecimientos y personas.
Un beso

Miriam soledad dijo...

Petardy no peques de ilusa. Con respecto al comentario de Si, te digo que si en alguna ocasión te supone un gran esfuerzo contar lo que sientes porque estas muy mal, no vale la pena que lo hagas. Te aseguro que no te van a entender, ni a ayudar. Tengo comprobadisimo que en esta vida somos seres individuales y individualmente uno tiene que resolver sus conflictos, nadie esta dispuesto a ayudarte en eso altruistamente. Ni tu familia,amigos, conocidos...Por lo menos los mios no lo hacen conmigo, será que soy una persona terrible y merezco estar sola. Al menos esa es mi experiencia.
Ójala que tus allegados te valoren y respondan mejor que los mios y que sepas elegir, mejor que yo, a quien abrirte y pedir ayuda (en caso de que decidas hacerlo).
Ya ves, ahora me toca a mi ser negativa.
Me despido de ti porque me temo que no podré entrar mas por el blog.

Mucha suerte en tu vida!

P.D: Ahora sí puedo decir que me identifico por completo con mi nick.

Miriam Soledad dijo...

Por ultimo me gustaria pedirte disculpas si yo he pecado en algun momento de lo de tus familiares, de no ver lo que te hacia sentir mal.
En ningún momento esa ha sido mi intención y todo cuanto aqui he escrito se ha referido a mis pensamientos, mis sentimientos o alusiones a canciones con las que YO me sentia identificada, jamás han sido porque las identificase con terceras personas. Espero que me puedas creer en esto porque te lo digo con total sinceridad.

Siento haber estado tan ciega y no haber sabido ver eso. En ocasiones uno se centra en el dolor que siente y no piensa que otros puedan dar una intención, que no es la misma que das tu, a un pequeño detalle. Un daño que no se expresa por la persona que lo siente y por tanto muy dificil de ver en una boragine de confusiones y de suponer cosas sobre otras personas.
Sé que el daño esta hecho pero ya es algo abrir los ojos y rectificar, aunque sea tarde.
Te digo esto ahora porque, tras leer el titulo de la entrada y el comentario de Si, me he quedado pensando y me he dado cuenta de que te he podido hacer daño. Y yo no quiero pecar de lo que pecan conmigo, de permanecer indiferente ante el sufrimiento de la gente y mucho menos de la gente que me importa.

Que te vaya muy bien Petardy

Emma dijo...

Menuda situación, y perdóname pero, ya les vale a todos, o mejor dicho a él, que es el que tenía todas las cartas en su mano para evitar una situación así...
Bueno Petardy, que te deseo lo mejor, y que no dejes de decir a los que te rodean como te sientes, ganarás mucho.
Un abrazote!

Petardy dijo...

Para todos/as:

Cierto, tenéis toda la razón, siempre, sin excepciones, hay que decir lo que sentimos. Mi familia ha estado en medio de todas las absurdas situaciones, no les culpo, y mucho menos a mi hermana, que es un cielo de niña. Ya se sabe quién es el inconsciente de esta historia; aunque pensándolo bien, no logro recordar ninguna situación en la que demostrara tener cabeza para algo útil. De todas formas, sólo ocurrió una vez, no hemos vuelto a sentarnos en la misma mesa.

*PD* Miriam, no creo conocerte, pero he de decirte que tus comentarios no me han ofendido, más bien me han dejado algo penita. Ánimo, mujer, que sea lo que sea que esté pasando en tu vida, no olvides que TODO tiene remedio.


Mil besitos para repartir :D

VgGIrL dijo...

Wow..yo tampoco sería capaz de sentarme en la misma mesa con alguien con quien no quiero... jeje
Saludos :D