martes, 6 de septiembre de 2011

Como la vida misma_ Nunca y siempre, siempre y nunca



A veces, la mejor escuela es la calle y los mejores profesores la gente que te vas encontrando por el camino, o incluso las que siempre han estado cerca de tus rutas. En cierta ocasión uno de esos amigos me aconsejó _"no pasar tanto tiempo en la biblioteca estudiando, pues allí no aprendería nada; que tenía que salir y conocer gente que me haría falta en el futuro"_, esa enseñanza aún hoy no la he olvidado, es más, alguna que otra vez le hice caso y salí de las cuatro paredes con estanterías rebosantes de conocimiento, pero se ve que no conocí a la gente adecuada que sepa mover hilos para estar bien posicionada. A lo que iba, que siempre me pongo a dar rodeos antes de decir lo importante. La cuestión es que ayer, otra de esas personas, que dan buenos consejos, me soltó una parrafada que quiero compartir con vosotros; a mí me dio en qué pensar, a ver el efecto que tiene sobre vuestras cabecitas:






" (...) cuando fui más joven aprendí que los amores eternos pueden acabar en una sola noche y que grandes amigos pueden llegar a ser grandes desconocidos. Y es que nunca se conoce una persona de verdad. Nunca se va a inventar nada mejor, ni más reconfortante que el abrazo de esa persona que tanto quieres, por eso disfruta del momento, vuestro momento. El mañana no está escrito, es por lo que el nunca más, nunca se cumple, pero ten cuidado porque el para siempre, siempre termina".


Gracias a M.R.S.

5 comentarios:

Juanjo dijo...

Estoy totalmente de acuerdo con la opinion de esa persona que tan bien te aconsejo...mas aun: Conforme me voy haciendo mas viejo mas de acuerdo estoy
Besos

ulises dijo...

Es el Carpe Diem clásico. El problema que existe en las relaciones es creerse uno con la otra persona. Uno es el que es y el otro es otro. La felicidad la tienes que basar en la persona a la que conoces que eres tú. Aunque suene vanal en esta vida hay que practicar el hedonismo.

VgGIrL dijo...

Saludos, hace tiempo que no pasaba por el blog :/

Cuánta razón tienes! Nunca terminas de conocer a la gente.. y así como llegan, de repente te das cuenta que ya no están, se van. A disfrutar el día, y lo que tengas y a quién tengas a tu alrededor.

Saludos :)

Carla dijo...

He de decir que cuando leí tu entrada, me gustó la idea de esa independencia, de esa felicidad con uno mismo, pero al leerla un par de veces, me di cuenta de que no la compartía. En mi caso, lo que esas palabras han provocado en mi cabecita, como dices, es justo lo contrario. Si quieres puedes verlo en mi blog, espero que no te importe que haya utilizado un par de conceptos de tu entrada :)
Me gusta que publiques este tipo de textos, siempre hacen pensar :)
Un beso!!

Petardy dijo...

Todos tenemos un punto de vista sobre cómo es (maravillosa o no tan buena, a veces) y cómo debería ser (ecuánime o egoísta) una relación, así que no voy a ser yo la que os haga plantearos si las personas que comparten vuestras vidas son las adecuadas o las inapropiadas _ aunque os recuerdo que, los diablos/as no sólo visten de Prada ;) _. En el post me limitaba a transmitir un buen consejo, que como tal, tenéis que saber interpretar y luego, si se quiere, pues se pone en práctica.

Como bien comenta Ulises, yo también entendí el alegato como la esencia misma del carpe diem, por lo que, tanto vosotros como yo tendríamos que salir ahora mismo del ciberespacio para aprovechar el momento.

Besitos de fondue de chocolate pa'repartir.