miércoles, 9 de enero de 2013

Eureka!!!


Más de un sabio ha viajado por los continentes, ha estudiado las estrellas, ha elaborado teorías impensables y hasta ha intentado comunicarse con el más allá para obtener la respuesta.

Todos ellos, cada uno en su terreno, iban en busca de la misma respuesta: el secreto de la vida. Algunos estuvieron cerca, casi a escasos milímetros de dar con ella, sin embargo, nadie a ciencia cierta se atrevió a igualar su hallazgo con dicha clave.

Cierto día, me encontré con un erudito que llevaba décadas explorando confines y descifrando acertijos para dar con la resolución exacta al enigma. Le pregunté por el avance de sus investigaciones y con una media sonrisa, que los lumbreras son muy serios y pocas veces se salen de su papel de doctos en las materias, cogió un trozo pequeño de papel y comenzó a garabatear una fórmula:


¡Increíble! No me lo podía creer. Examiné la cuartilla de papel al menos tres veces, de izquierda a derecha y de arriba hacia abajo. ¡Tenía razón! ¡Había dado con el quid de la cuestión!

Todos tenemos a nuestro alcance la combinación perfecta para ser feliz y una vez que somos conscientes, sólo tenemos que saber disfrutarlo. Prometedme que vais a aprovechar vuestro tiempo y que os deleitaréis con cada propósito. Yo, prometo hacerlo.


 free counters

4 comentarios:

Juanjo dijo...

Te prometo al menos intentarlo
Besos

Seo dijo...

creo que debiste dejarme tb esa ecuación en tus comentarios de hoy y así empezaba a aplicarla
muchisimas gracias por tus palabras niña

muakkksksks

ulises dijo...

Es buenísima la fórmula. Al final la vida es no que es, vida que vivir, feliz y triste a partes iguales. La felicidad no existiría si no existiese la tristeza.

Petardy dijo...

Eso es la vida: los necesarios binomios, dicotomías de experiencias, dualidades de necesidades, las dos partes del yin-yan, en definitiva, un poco de cada cosa forma el todo.