viernes, 1 de abril de 2011

No hay tiempo

No queda tiempo, lo sé, para volvernos a ver.

Me esperaste, paciente, en el mismo lugar,

me esperabas cada día, sólo para hablar.


Falté a la mayoría de las citas y no tengo excusa,

no me di cuenta, niña tonta, si te hacía falta

pero, en este momento, tu falta me espanta.


En los pocos encuentros, insistente, me pedías unas líneas,

yo, egoísta, te decía siempre que no las compartía,

que mis rimas, so cabezota, eran sólo mías.


Ya no estás, nos hemos quedado si tus versos.

Publicarán, oportunos, tu obra póstuma en breve,

lo que me recitabas que el tiempo no se lo lleve.


Hacía mucho que no escribía poesía,

aunque el día de hoy la aprendíz de poetisa

escribe y le rinde homenaje al verdadero artista.

(MRM'11)


[* En memoria del poeta Eladio Algarra Jiménez, un amigo *]






5 comentarios:

Juanjo dijo...

Tu amigo debe estar muy orgulloso de ti.Un lindo y sentido poema
Besos

Dalo dijo...

Muy lindo poema, siempre he tenido dificultades con la poesia, pero después de un tiempo la aprecie más. Saludos.
PD: gracias por invitarme a visitar tu perfil, mi facebook está con el nombre de Dalay Polar Villanueva, te mando una solicitud de amistad para que la aceptes. Saludos.

Petardy dijo...

Juanjo: hubiera preferido que se sintiera orgulloso mientras vivía, ya que fue precimente mi orgullo lo que no me permitió regalarle antes unas líneas.

Dalo: ojalá Eladio también hubiera tenido la oportunidad de leerlo.

El chico de ayer dijo...

Un homenaje muy sentido. Tu amigo se sentiría muy orgulloso de ti y de lo que pudiste aprender de él. Siento la pérdida.

Petardy dijo...

Él sigue presente en la brisa de la Alameda, en el solecito de la mañana en la plaza San Antonio y aunque el banco dónde nos encontramos la última vez ya no existe, cuando paso cerca le recuerdo y sé que nuestros encuentros le alegraban tanto como a mí.