lunes, 16 de enero de 2012

El mejor de los animus-animî



Estoy con la autoestima elevada a la máxima potencia, nada de lo que puedan decir me afecta ni me condiciona; ahora sí que paso, y los comentarios mal intencionados me entran por un oído y me salen por el otro. ¿Cómo me he dado cuenta? He tenido cara a cara a alguien a quién le han sobrado reproches y críticas que darme durante muchos años (demasiados), y aunque en esta ocasión no era su intención hacer gala de su osadía acompañada de poco tacto, me he dicho mientras le ponía una sonrisa maravillosa: "Me da igual que ahora esté regalándome los oídos dos minutos y luego me suelte que los años no me han sentado bien del todo, para bien o para mal soy así y como yo no es que haya pocas, es que no hay ninguna igual a mí".







5 comentarios:

Juan dijo...

Es bueno ser fuerte ante cualquier adversidad. Me alegro de tu fortaleza. Un besazo.

Juanjo dijo...

Me encanta verte con ese animo tan alto,me encanta de verdad
Besos

Quequieresquetediga dijo...

Hola, me impacto mucho tu post. Soy de las que piensa que si puede que seamos unicos, pero no te puede olvidar que algunos somos imitables. No quiero crear polemica, solo es una opinion.

Nerim dijo...

Muchas gracias por tu comentario en mi post de Trazando Caminos, no sabes cuanto celebro te haya gustado mi relato sobre las hadas.

A mi me ha gustado tu blog y ver tu autoestima asi de alta y firme, nunca permitas que nadie te arrebate tus valores, ni tus sueños y sobre todo que nadie te quite la esperanza que tanto necesitamos para sobrevivir.

Me he hecho tu seguidora para estar al tanto de cuando actualizas y pasar a leerte.

Un abrazo

Dalo dijo...

"Autoestima a la máxima potencia", me encantó la frase. Saludos.