miércoles, 1 de febrero de 2012

Reformas en la Educación: a Wert que va a pasar













¿Cuánto tiempo llevan los peperos con sus carteras? Na' y menos, sin embargo, ya me tienen más que cabreada. Yo misma me pido calma, pero es que lo que tengo en las venas es sangre y no horchata. ¿Qué pretende el nuevo ministro de Educación? Tres cosas: 1º Suprimir una asignatura, 'Ed. para la Cuidadanía', que en mi opinión es fundamental para inculcar valores a los estudiantes; valores cada vez más escasos en una sociedad en la que estamos acostubrados a pisotear a cualquiera por el bien propio, y pretende sustituírla por una que ha llamado 'Ed. Cívica y Constitucional', que gracia, cuando es el primero que está cachondeándose de nuestros derechos constitucionales como son el derecho a la libertad religiosa, a la libertad personal, a la libertad de expresión e información, a la libertad de cátedra, a la libertad de reunión, a la libertad de asociación, al libre acceso a cargos y funciones públicas en condiciones de igualdad... Lo mismo es que este señor no tiene muy claro el significado de LIBERTAD y LIBRE PENSAMIENTO. ¿Qué conseguirá? Borreguitos a los que manejar y que la iglesia meta de nuevo la patita. 2º Quitarle un curso a la secundaria y añadirlo al Bachillerato o Formación Profesional. Vamos a ver, Wert que no se entera usted muy bien. Ya es difícil tomar decisiones sobre un futuro laboral incierto cuando estamos a las puertas de la mayoría de edad, que ahora lo que se quiere es que los niños con 15 años tengan esta responsabilidad de decisión sobre sus hombros; ya de paso, les podríamos pedir consejos económicos, que lo mismo, ellos son capaces de sacarnos de la dichosa crisis [de la que cada vez tengo más dudas de que en realidad exista]. ¿Cuál será el resultado? Pues que los que estudien estén formándose sobre temas que no les interesarán a la larga, que llenarán, aún más, las estadísticas de desempleo y que se convertirán en un proletariado descontento que trabajará [el que pueda conseguir trabajo, claro] para que el rico viva mucho mejor. Y 3º y último de momento, su idea de imponer el bilingüismo como en Alemania tiene trampa. Que habría que impartir asignaturas en inglés y acostumbrar a los alumnos desde niveles básicos, por supuesto, el problema está en que este ministro tiene en mente reunir a las distintas comunidades para definir el término bilingüismo; ¡ains! y el muy iluso pretende que los vascos y los catalanes antepogan el inglés a sus lenguas. ¿Te digo lo que va a pasar? Que esos alumnos de primaria van a seguir aprendiendo listitas de vocabulario que hacen sonreír a las abuelas porque sus niños saben identificar a los 'cats' y los 'dogs' sin equivocarse en lugar de enseñarles expresiones básicas de comunicación. Por otro lado, cada comunidad con lengua propia se negará a darle a idomas clave como el inglés, alemán, francés o incluso chino la importancia que se merecen, pues tienen incrustadas esas ideas arcaicas de nacionalismos en la mismísima médula espinal, lo que les impide ver más allá de sus fronteras lingüísticas.






Hago un llamamiento a los colegas del gremio, los educadores no podemos quedarnos de brazos cruzados ante estas pretensiones. La que avisa os garantiza que el panorama se oscurecerá como Wert consiga sus objetivos y no quiero que llegue el momento en el que tenga que propagar eso de 'ya os lo dije'. Gritemos, protestemos, reivindiquemos que lo que no queremos precisamente es la no educación; ya está bien, dejemos de copiar sistemas educativos de otros países y creemos uno propio y genuíno en el que los educadores tengamos más implicación y capacidad de decisión. Hagámosle caso al refranero popular y lo mismo que el zapatero tiene que dedicarse a sus zapatos, los educadores deberíamos encargarnos de la educación desde su base y entonces sería otro gallo el que cantaría.











6 comentarios:

Juanjo dijo...

Como compañero tuyo de gremio no puedo sino estar completamentre de acuerdo con tu certero analisis
La educacion esta bien jodida desde que sew ha convertido en un arma electoral y politica.Apoyo tu mocion: Que los politicos aparten sus apestosas manos de la educacion y que nos la dejen a los que al menos un poquito si sabemos de esto
Besos

Carla dijo...

Ante todo, quiero decir que es verdad que estos cambios peperos no hacen bien a nadie (nadie de provecho, claro, porque a sus bolsillos sí los hace mejorar), y que estoy muy de acuerdo contigo en que los educadores debéis intentar impedir que se siga atacando así la enseñanza, pues sin ella, es imposible constituir una buena base para la sociedad.
La idea de suprimir Educación para la Ciudadanía no tiene ningún sentido para cualquiera que tenga un poco de sentido común y ganas de mejorar, y menos si es sustituida por algo tan absurdo como lo que proponen. Tienes razón en que no tienen muy claro lo que significan todas estas libertades que nos hemos ido ganando y ahora nos quieren quitar.
Es cierto que ya es difícil tomar las decisiones conforme están las cosas, como para que encima hagan que niños de 15 años las tomen al llegar a su tercer curso de secundaria. Esto sólo alimentará esa (cada vez más grande) parte de la sociedad que no tiene una formación suficiente para acceder a un trabajo, por muy simple que sea, pues cada día se pide más y más preparación. ¡Y habrá más siervos ignorantes que cuiden bien de sus amos! Porque, ¿para qué enseñarlos, si luego se te rebelan, no?
Y llegamos aquí a tu tercer punto y, como en otras ocasiones he creído oportuno, te tengo que llevar la contraria, más que nada por ser justa con la educación que he recibido desde que nací.
Te expongo mi caso para que puedas reflexionar sin tener que generalizar:
He estudiado toda mi vida en un colegio y un instituto públicos de Valencia. Desde que te inscribes, tienes la opción de elegir entre la “línia en castellà” o la “línia en valencià”. Elijas lo que elijas, tendrás una asignatura llamada “llengua i literatura valenciana”, en la que aprenderás, como es evidente, la lengua que se habla en tu entorno (la que es materna para nosotros), la literatura que se ha escrito en esta lengua y, además, la historia de la lengua y el territorio en el que se ha desarrollado. Sería algo así como estudiar una asignatura que se dedicara a la cultura andaluza si se estudia en Andalucía o a la cultura madrileña en Madrid, por ponerte un ejemplo. Igual que esto ocurre en Valencia, ocurre en el resto de pueblos, ciudades, provincias o comunidades enteras donde tienen una lengua diferente a la del resto del país. Aprendemos nuestra lengua y su historia porque es nuestra lengua y se debe mantener de una manera correcta, no solamente en la calle. Evidentemente, también tendrás la asignatura de lengua y literatura castellana.
Ahora bien, desde primero de primaria, en todos y cada uno de los colegios valencianos se estudia inglés y, a partir de la secundaria, una de las optativas es el francés. No se hace de una manera bilingüe porque, evidentemente, nosotros ya lo somos. Crecemos bilingües. Pero no se da de lado a otros idiomas por tener el nuestro propio. De hecho, según el profesor prefiera, las clases de idiomas se pueden dar en valenciano, costumbre que considero que agiliza más todavía la mente de un alumno que en esta clase utiliza 3 lenguas a la vez. Además, ¿qué inconveniente hay para que en una escuela en valenciano (euskera, catalán o gallego) se adapte un modelo de enseñanza bilingüe? ¿No se puede hacer valenciano-inglés, euskera-francés o catalán-chino?
Como educadora, deberías saber que una persona que ya es bilingüe desde el día en que nace, como lo somos los que vivimos en lugares en los que existen dos lenguas oficiales, por muy poco importante que sea eso fuera de nuestra comunidad, tienen más facilidad para aprender otros idiomas.

ulises dijo...

El otro día Wyoming decía que no se porqué dicen que "educación para ..." era adoctrinamiento cuando ellos han obligado a cursar "religión".

Petardy dijo...

Juanjo.- Decía Twain: 'Y así va el mundo. Hay veces en que deseo sinceramente que Noé y su comitiva hubiesen perdido el barco'. Yo no soy tan pesimista, como este escritor, pero hablando con analogía marítima sí creo que los educadores (profes y maestros) vamos a contracorriente en una barquita de remos mientras que los políticos intentan hacernos naufragar desde sus yates fuera borda.

Carla.- Menudo comentario, ¡es casi otro post! Creo que has interpretado el último punto de forma distinta a lo que yo intentaba expresar. Tengo clarísimo que mientras que los ciudadanos de comunidades bilingües y vuestras entidades educativas sí que entendéis la importancia del plurilingüismo y le dáis el lugar que le corresponde a cada una de las lenguas que podéis aprender, vuestros gobernantes no lo tienen tan claro, o no quieren tenerlo. Ellos promocionan vuestras lenguas maternas de manera política y no cultural y así no habrá nunca manera de llegar a un acuerdo con cualquier gobierno central. No estaba entre mis intenciones ofender a gallegos, vascos, catalanes, valencianos o cuidadanos de Baleares, ya que para cualquier ser humano no hay nada más grande que poder expresarse y si lo sabe hacer en varias lenguas mejor, así podrá entenderse con muchísima más gente.

Ulises.- Todo es más un pulso político que un juego de palabras. El gobierno entrante quiere deshacer lo que hiciera el saliente y si el saliente volviese intentaría lo propio. Con este asunto de 'la tuya sobre la mía' no nos vamos a aclarar en la vida y menos con la mayoría de los españolitos empeñados en apoyar el duelo del bipartidismo, ¡Así nos va!, como diría el escritor.

Dalo dijo...

Muy interesante lo que has escrito, esperemos que al final se tomen las decisiones que verdaderamente beneficien a la educación y sobre todo a las futuras generaciones. Saludos.

Petardy dijo...

Dalo.- Al final estos políticos interesados en su propio bienestar no tomarán ninguna decisión acertada y en lo que a la educación en los colegios, institutos y universidades españolas la cosa no hará más que empeorar. Espero equivocarve, pero va a ser que en esta ocasión tengo la razón sin querer tenerla. Un abrazo.