martes, 14 de septiembre de 2010

Esa cosa llamada 'amor'

No quiero saber nada, absolutamente nada de esa cosa llamada 'amor'. Debo concretar, no quiero saber nada, absolutamente nada de ese 'amor' de enamorados que es de lo más bonito que nos puede pasar siempre que sea correspondido. El 'amor' de la familia y el 'amor' de los verdaderos amigos no los querré lejos nunca porque esos 'amores' no duelen.
* * * * *
El otro 'amor' aún duele demasiado. Entró en mi alma, y al irse dejó un hueco enorme que, con mi día a día, intento rellenar. De vez en cuando, ese pasado reciente vuelve a golpear mi ventana con fuerza e intenta forzar las puertas. Como soy precavida, a las ventanas les puse pestillos y a la madera cerrojos. Pero él pretende irrumpir mi calma por las malas, haciendo daño de nuevo. No me puedo permitir el lujo de volver a dejarle entrar. Por muy buenos momentos que haya vivido cuando lo tuve cerca, esos no compensan el después y mucho menos el ahora. Quiero pedirle que me deje, que no me llame, que no me recuerde, que no me piense, que no me sueñe... Que me olvide. Será lo mejor para él, será lo mejor para ambos; pero, ¿de dónde saco las fuerzas para llevar a cabo tales peticiones? Mi raciocinio y mi corazón van por separado. El primero sabe lo que me conviene aunque no lo puede poner en práctica y el segundo es un órgano de trapo, remendado en sus extremos, delicado en su interior... Cosa llamada 'amor', despréndete de mí, renuncia de una vez y deja de jugar conmigo.




8 comentarios:

Nora dijo...

Comprendo tu desazón, hasta tu enojo pero no dejes de abrirle la puerta a ese amor que bien vale la pena a veces sufrir a cambio de tan sublimes momentos

Juanjo dijo...

Ay amiga¡me temo que no estan facil.Es posible que tu no quieras saber nada del amor,pero como el amor quiera saber algo de ti estas perdida.
ahora bien.....como parece ser que hablas de un amor concreto que te ha hecho daño,ahi si te recomiendo cerrar todas las puertas y no flaquear....es dificil pero se puede
Besos

Curvitas dijo...

Hola, nenita

Muchas veces decimos NO al amor y, justo en ese momento, aparece una nueva ilusión y tenemos que tragarnos nuestras palabras. Lo que sí te recomiendo es que no vuelvas a un amor que tanto daño te hizo, al menos no ahora. Deja que pase el tiempo, que cicatricen las heridas y, sobre todo, no te precipites. Si después de un tiempo, pesa más en la balanza el corazón que la razón, actúa en consecuencia; hasta entonces, date un tiempo para hacer cosas que siempre has querido hacer y nunca has hecho: empieza nuevos hobbies, lee más, pasea mucho y fluye.
Un beso enorme,
Curvy

Mica dijo...

Al final, tendrá que pasar lo que esté predestinado. Intenta vivir el momento y hacer lo que te pida el cuerpo. Pero si lo has pasado tan mal, entiendo tus recelos y que intentes ser fuerte. Lo mejor es alejarse un tiempo, lo suficiente como para aplacar todo y ver las cosas con la más absoluta de las claridades. Un besote.

VgGIrL dijo...

Ah que difícil cerrarle las puertas al amor...
Porque en ese corazón remendado siempre le quedan huequitos por donde sigue saliendo esa búsqueda de afecto


Saludos :D

dalo dijo...

Tranquila, poco a poco se irá y habrás aprendido un poco más de ese maldito amor que duele. Vaya que duele. Saludos.

Gamar dijo...

No arriesgarse para no sufrir...por favor. Nadie sabría andar en bicicleta.
Si fuese fácil no valdría la pena cuando uno encuentra el suyo.
Solo es cuestión de tomar las cosas con otra filosofía.
Beso

Petardy dijo...

'El amor del hombre es algo aparte en su vida, mientras que el de la mujer es su existencia entera'(Lord Byron).