lunes, 5 de octubre de 2009

La barca que te aleja de lo incierto


Nada pasa por casualidad y, en ocasiones, tenemos más cal que arena para que no se nos olvide lo que sí que es realmente importante. Esos pensamientos que han nacido de la incertidumbre no tendrían que ser madurados. A veces, somos nosotros mismos los que nos complicamos la existencia. Sigue mi consejo (aunque sea sólo por esta vez):
déjate llevar por el vaivén del oleaje;
llegarás a un lugar que ni siquiera puedes imaginar ahora.

* Os deseo una feliz semana!!!

15 comentarios:

joselop44 dijo...

Prefiero llevar el timón; es cuestión de confianza en mí mismo.
Uun abrazo guapa

Zârck. dijo...

Siempre viene bien un descontrol controlado.

Saludos desde el Jardín.

himawari dijo...

Totalmente deacuerdo querida, a veces hay que dejarse llevar.
Un beso

Fermín Gámez dijo...

La casualidad no existe sino algo que algunas veces se le parece.

ulises dijo...

Habrá que dejarse llevar hasta el puente del Pilar.
Un beso

dalo dijo...

Al final podemos hacer los planes que querramos, pero siempre todo sera de acuerdo a las circunstancias que se te presenten. Seamos felices y no nos compliquemos tanto,"se feliz porque te lo mereces". Saludos

Maybellene dijo...

Igualmente. Yo intento dejarme llevar, pero no es fácil... Me encanta la imagen!

Fiebre dijo...

Llevo así dos años.
Creo que los mejores de mi vida.

Sultana dijo...

Como se dice por aquí,"liarse la manta a la cabeza".

Me he pasado a mandarte un saludo.

Besos.

Camy dijo...

También creo que la gran mayoría de las cosas ocurren por casualidad, o mejor, la casualidad es una parte importante en los acontecimientos de cualquier persona y no tiene que ver nada en confianza o no en uno mismo.
feliz fin de semana

Manuel dijo...

Cuando te dejas llevar por el oleaje, ves la vida completamente distinta.

Es una sensación de incertidumbre, pero a la vez de emoción de saber que habrá detrás de la ola....

Saludos

Petardy dijo...

Planearlo todo, llevar el timón a cada instante y querer controlar el rumbo, a veces, nos aleja de la improvisación (que no está mal de vez en cuando). Creo que siempre es posible encontrar la libertad necesaria para hacer cualquier cosa que podamos desear.

Besos pa'repartir :D

Byron y Xinver dijo...

Pues tu post me viene al pelo porque estoy en una gran indecisión... Dejarme llevar por lo que quiero hacer, o hacer lo que se supone que debo.
Creo que ya no soy capaz de lo segundo.
Besos.

El chico de ayer dijo...

Mi barca muy de vez en cuando se encuentra inmersa en toda una marejada, pero no puedes imaginar cuánto me gusta la calma de los puertos conocidos. Corto post, pero muy intenso.

Petardy dijo...

· Byron & Xinver: dejaros llevar por lo que queráis hacer, o haced lo que se supone que debéis; eso sí, nunca dejéis de ser vosotros mismos. Muaca!

· El chico de ayer: ¿y qué ocurre cuando se llega a un puerto en el que no te dejan atracar? Un besillo.