viernes, 5 de noviembre de 2010

Microrrelatos II



· Mucho teatro ·

Estaba acostumbrada a ser una simple espectadora de su propia vida. Su lugar estaba casi siempre entre bambalinas, nunca en el escenario. Los papeles principales se los llevaban las más inteligentes o las más guapas, y a ella, entonces, le tocaba emocionarse, reírse, abatirse, sorprenderse, y aplaudir la comedia o la tragedia [según el día] sentada entre el público. Detrás del escenario o confundida con el resto en el patio de butacas, estaba condenada a estar sin relevancia en su particular función hasta que apareció Samuel. Con él todo fue distinto durante un tiempo. Juntos consiguieron que ella fuera protagonista de importantes escenas y elocuentes diálogos... Un día la gala se terminó. Ella volvió dónde le correspondía, a ver sin participar, a escuchar sin opinar. Resignada, sabía que en su vida había mucho teatro y que, como en la canción, 'el espectáculo debía continuar'.


10 comentarios:

Juanjo dijo...

Es dificil volver a ser espectadora despues de haber sido actriz
Besos

ulises dijo...

Historia de amor hiperbreve. Contada así la vida de la protagonista se resume en que alguna vez ha sido espectadora y otras veces actriz.

crittervenudo2 dijo...

Creo que todos hemos sentido alguna vez. tenemos que intentar ser protagonistas de nuestras propias vidas, sino, complicado.

Quequieresquetediga dijo...

Teatro y cuento le echamos todos.

Petardy dijo...

Al levantarnos por las mañanas y mirar alrededor, vemos la vida... Ese es el espectáculo más grande del mundo! La vida es el mayor espectáculo que existe. Ver amanecer, y ver que estás dentro de ese espectáculo, ese es un regalo para los afortunados.

VgGIrL dijo...

ahh amo esa sensación de ser la protagonista de la mejor historia jamás hecha.. lástima que tarde o temprano esa historia termina... u_u

Dalo dijo...

A veces cuando normalmente eres espectadora y de repente te conviertes en protagonista, extrañas lo rico que era ser espectadora. Saludos.

RubiaSÍ_tontaNO dijo...

Encima, en algunas ocasiones, por no decir en la mayoría, ni ser mona ni inteligente te garantizan los papeles protagonistas. Muy buen relato; breve, pero intenso.

Petardy dijo...

Hace unos días en el FB de un amigo pude leer ésto: la VIDA es una obra de teatro que no permite ensayos... Por eso, Canta, Ríe, Baila, AMA y VIVE intensamente cada momento de tu vida antes de que el telón baje, y la obra termine sin aplausos.

Hace pensar, ¿verdad? Pues no pierdas el tiempo y ve a cantar, reír, bailar, amar y, sobre todo, a vivir!!!

El chico de ayer dijo...

Amiga, fue Shakespeare el que dijo que el mundo es un escenario, y todos los hombres y mujeres son meros actores, y tú con tu maestría has corroborado su teoría con tu mini historia.