martes, 2 de noviembre de 2010

Microrrelatos I

· Inmóvil ·



Abre los ojos y sobre su cara una sábana blanca. Transcurren como diez o quince minutos hasta que alguien se la quita. _'¿Es éste el fiambre del contenedor? Una pena, estaba hasta buena_ pregunta un hombrecillo de aspecto desagradable, peludo, desaliñado y con gafas. _'Respeta el cadáver, antes de estar muerta fue una persona'_ contesta una muchacha algo seria, próxima a la edad de la que está tumbada en la mesa de autopsia, aunque algo más delgada. Grabadora en mano, la doctora empieza a describir el estado de la chica difunta y ésta, sin que nadie le oiga, grita _'¡Sigo viva! ¡Por favor, oídme! ¡Puedo veros! ¡Algo me mantiene inmóvil!_. _'Traumatismo craneal, sin duda'_ prosigue la licenciada en medicina _'causado por algún objeto de gran tamaño y peso'_.
.

9 comentarios:

Juanjo dijo...

Que sensacion mas horrible debe ser esa
Logras crear un clima de desasosiego.Enhorabuena
Besos

crittervenudo2 dijo...

Hola my friend!! El Critter ha vuelto, siento la ausencia. Un beso!!

Juan dijo...

Hola hermosa! Nada mejor que esa foto para nosotros que tuvimos la muerte de nuestro ex presidente... Menos mal que no revivió! jajaja es chiste malo ya se , pero bueno se nota que no lo queria para nada.

Muaaa besotes de este lado del charco como me pones tu.

Juancho!

Musa dijo...

Que angustia, parece una pesadilla.
Pero ya esta? no hay segunda parte o algo así?

Un beso!

ulises dijo...

De esta imagen ya han hecho unas cuantas pelis y series de terror.
No me acabo de creer este tipo de situaciones.

Carla dijo...

Me ha recordado al videoclip de Incubus "Anna Molly".
Muy buen texto :)
Besos!

Quequieresquetediga dijo...

Si pudieras verme me verias los vellitos de punta. Muy inquientante el relato. Me gusto mucho.

Petardy dijo...

En cuentos, relatos e historias de suspense está todo inventado. Sólo me apetecía imaginarme una situación de éstas y contárosla... No os podía gustar a todos, pero era un riesgo que tenía que correr.

El chico de ayer dijo...

Vaya, me dejaste con las ganas de saber lo que le ocurre. Me gusta esta saga de microrrelatos.