miércoles, 17 de noviembre de 2010

Microrrelatos IV


· Tu pijama, Adrián ·



Adrián, llevo puesto el pijama que me regalate; sí ese que estrené en el viaje a Dublín. No sería la primera vez que dormiríamos juntos, pero sí la que más cercana me sentí a ti. Aquella noche, al meterme en la cama, me encontré contigo, vi una blanca piel que me esperaba. Tu vello se erizaba al contacto de mis manos. Olías a recién duchado. Me acerqué al pecho y bajo la dermis pude oír tu corazón a mil por hora. Tuve que probarte. Al principio salado, luego dulce. Te desgusté durante más de tres horas, hasta que me venció la extenuación. Mi pijama estaba tirado en el suelo; no recuerdo el instante en que me lo quitaste, pero guardo en mi memoria lo que me dijiste antes de quedarnos dormidos _'Quédate desnuda. Durmámonos así. Es el mejor pijama que pueda existir'_.

5 comentarios:

Juan dijo...

wowwww!! jaja me encantó! Quiero mas de estos, ahora me envicié.

besos reina!

Juancho!

El chico de ayer dijo...

Dormir desnudos, apoyo la moción ¿Has probado a nadar sin nada? También es una auténtica gozada.

Nora dijo...

Me gustó mucho, es muy lindo y está bueno, preciso y lo dice todo, relamente bueno. Estoy intentando el microrrelato pero creo que no me desenvuelvo bien, hablo demasiado ja ja
Hablando pero de bien decir me gustaría que leyeras mi último post porque es como un comentario a todos los colegas blogueros que visito con tanto gusto

http://nochesmias.blogspot.com/2010/11/como-tertulias-de-cafe.html

Un beso

Dalo dijo...

Muy bueno, sin dudas el mejor pijama del mundo. Saludos.

Petardy dijo...

Personalmente soy muy friolera. Necesito el pijama de siempre, al menos, en las frías noches de invierno ^_^